#OPINIÓN Zozobra en Palacio: El Ocaso de la Tiranía por El Gato Briceño @JoseGBricenot

Así mismo como van engordando todos los cerdos del cogollo de la banda apestosa del PSUV, igual va engrosándose su expediente delincuencial. Día a día suman atropellos, violaciones, tropelías, en una barahúnda incansable suman y suman causas para sus juicios y va también in crescendo la zozobra en sus filas ante la inminencia del derrumbe, ante el espectáculo del ocaso de su perversa y sostenida traición a la patria que los parió y a la cual injuriaron sin pausa, sin compasión, con el único objetivo de desvalijar sus riquezas durante los últimos 20 años. Para eso se asociaron, hay que recordarlo siempre, con los piratas del Caribe, los chulos que con su lloradera fingida durante 60 años le achacaron el hundimiento de la calidad de vida de los cubanos al bloqueo norteamericano, cuando la verdad es que ellos vendieron la libertad de su gente a cambio de una fantasía, una alucinación revolucionaria que solo les mereció pobreza y dolor. Igual a los traidores criollos ellos vergonzosamente rollizos, los patrones de la riqueza y del poder abusado.
¿Que podía salir de esa sociedad? Más nada que desolación económica y tristeza social en escalas jamás conocidas.
De ser un pueblo alegre y despreocupado por cosas cotidianas, a ser mendigos y zombies sin rumbo ni futuro, un país de familias separadas al igual que el desmembrado pueblo cubano.
En el contexto de tal desbarajuste, el 10 de enero próximo se acaba el periodo constitucional de la narcotiranía, la cual desde el año 2013 fue juramentada a pesar del fraude de fraudes, una farsa electoral para continuar enlodando la otrora historia heroica de Venezuela.
O sea, que a pesar de todo  el próximo 10 de enero se profundizaría la narcotiranía o el estado forajido, la máxima muestra de la deslegitimación. Si revisamos el articulo 231 de la Constitución Nacional vigente establece: “El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de presidente o presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional“.
Normalmente las elecciones presidenciales en Venezuela se realizan en Diciembre para que en el término de un mes ya se realice la toma de posesión. Por esos desmanes a conveniencia de la narcotiranía y convocadas por la bastarda asamblea nacional constituyente – ANC- , se realizaron los comicios el pasado 20 de mayo, contra lo que indicaba el calendario electoral y sin la participación de la mayoría de la oposición (8 de 9 partidos) y el candidato que colocaron como relleno, Henry Falcón a pesar de ser parte del intento de legitimación, también los desconoció por fraudulentos. En el plano internacional durante los últimos ocho meses se ha denunciado a viva voz el desconocimiento de esa ANC y las elecciones del 20 de mayo, entre ellos: la Unión Europea a través de de una resolución en el europarlamento, la Organización de Estados Americanos -OEA- hizo lo propio además de enviar denuncias sustentadas a la Corte Penal Internacional. Todo esto se traduce en que constitucionalmente Venezuela no tiene presidente electo que tome posesión el próximo 10 de enero aunque sabemos que en su universo del delito, el narcotirano Nicolás Maduro va ir a juramentarse ante la falsa Asamblea Nacional Constituyente. A parir del 10 de enero la presidencia de Venezuela será asaltada por un timador conculcando el artículo 25 de la carta magna que establece que “Todo acto dictado en ejercicio del poder público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo”. También se infringe el artículo 138 el cual es muy claro: “Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos”, con lo cual arrancaríamos el nuevo año 2019 con un atropello mayor por parte de los choros de Miraflores quienes no admiten su realidad de fracasados y depravados ladrones de un país.
A pocos días de concluir el 2018 el saldo de actuaciones en contra del pueblo venezolano por parte de la narcotiranía asesina, pasa a la historia al provocar miles de muertes por falta medicamentos, por negligencia institucional, por falta de comida. Los crímenes más emblemáticos fueron los asesinatos de Oscar Pérez y su equipo de valientes, fue la peor masacre que haya podido ver en vivo el pueblo de Venezuela; El cobarde asesinato del concejal Fernando Albán, son delitos que no se podrán borrar del sentimiento colectivo ni perdonar por parte de las generaciones de jóvenes a las que el Supremo Galáctico, su ideología del desastre y sus malvivientes herederos les robaron la vida en su país y en santa paz.
Ya con 6 años en el exilio, tiempo desde que dejé mi hogar, mi tierra entrañable, todo el pueblo de Monagas sabe cómo sucedieron las cosas, los hechos lo dicen, el hostigamiento ordenado por Hugo Chávez Frías, por enfrentarme a sus instrucciones de atentar contra la salud de mis paisanos y negarme a decir mentiras a quienes me eligieron, me valió la más feroz persecución y acecho por parte de sus bandoleros, no solo con los allanamientos y el amedrentamiento, sino que también atentaron contra mi vida para hacerme renunciar como Gobernador del estado Monagas.
Mi reacción fue quedarme haciendo frente a los atropellos, haciendo cruzadas para alertar a mi gente de lo que lamentablemente iba a suceder, cruzadas para sacudir las entrañas del pueblo y que despertaran ante la barbarie que la dictadura imponía. Mi reacción no fue irme del país y renunciar desde el exterior, por el contrario, apegado al mandato de gobierno que me otorgaron los monaguenses recorrí el estado durante 10 meses y 12 días y resistí al embate de estos pandilleros, especialmente el sanguinario y capo internacional, Diosdado Cabello Rondón. El ataque se extendió a mis familiares, colaboradores y funcionarios, dando la cara hasta cumplir responsablemente con el periodo ante mi respetada Monagas y dejé a un estado próspero, con buenas redes de vialidad, salud, educación y productividad que lamentablemente dejaron perder por la consabida ineficiencia, envidia y malísima gestión de la mano castrochavista delegada en nuestro estado.
En estos seis años se ha forjado aún más en mí la fuerza de voluntad para abrir frentes de denuncia contra la narcotiranía. Aún persiste la impotencia, es dolorosa la pérdida de mis libertades, me agobia la lejanía de mis familiares y amigos, la soledad y la tristeza han templado aún más mi carácter y me dan la fortaleza para seguir, desde el destierro, luchando por mi patria. No niego que muchas veces siento un hondo dolor en el pecho por no poder estar en mi tierra amada, excluido, perseguido, amenazado, calumniado, traicionado e indefenso.
Siento nostalgia por los recuerdos y sueños robados no solo a mi, sino al país entero, lloro por esos muchachos que contra viento y marea huyen de su patria por el capricho y sed de riqueza de una banda de pillos narcotraficantes y aunque agradezco, profundamente al pueblo de Costa Rica por la acogida que me han brindado, no puedo dejar de añorar mi patria. Esa tierra alegre, fraterna y llena de ilusiones que los Carteles de la Droga se empeñan en desaparecer. Este exilio colectivo nos ha hecho comprender nuestra formación genético-cultural es de triunfadores, tenemos en medio de este holocausto a miles de venezolanos dando lo mejor de nosotros en todas la latitudes, cosechando éxitos, recibiendo premios, gritándole a todos que estamos hechos de coraje, de una casta que a pesar de las circunstancias adversas mostramos lo mejor de nosotros. Dondequiera que hay un reto hay un venezolano buscando ganarlo o al menos dejar en alto nuestro gentilicio.
Deseo que en esta Navidad, Dios ilumine los hogares venezolanos y traiga de retorno la paz y la democracia que nos robaron. Desde aquí, con todo mi amor, celebraré la llegada del nuevo año, honraré mis tradiciones con parrandas y aguinaldos y con especial sentimiento, acompañaré en mi corazón y mi alma a todos mis paisanos de mi amada Caicara en su ancestral Fiesta del Mono. Brindo por el regreso de la Venezuela cálida y fraterna que anhela una Patria Nueva.
Mi mayor agradecimiento a mis leales lectores, de quienes me despido hasta el próximo 13 de enero del 2019, cuando seguiré dando la pelea y logrando fuerzas para luchar y aportar desde este necesario y resignado exilio con lo único que me queda MI PLUMA y MI PALABRA.
Felices fiestas de Navidad y Año Nuevo.!
Dios Bendiga a Venezuela!
José Gregorio Briceño Torrealba
“El Gato” Briceño
Sígueme
Twitter :@josegbricenot
Instagram: @josegbricenot
Facebook :José Gregorio Briceño

 

#OPINIÓN Zozobra en Palacio: El Ocaso de la Tiranía por El Gato Briceño @JoseGBricenot

Un comentario en “#OPINIÓN Zozobra en Palacio: El Ocaso de la Tiranía por El Gato Briceño @JoseGBricenot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s